Posts Tagged ‘siesta’

Campeón de siesta

27 octubre 2010

"El ecuatoriano Pedro Soria gana el primer campeonato de España de siesta"

El primer galardonado
como “Campeón de siesta”,
el primero que ha ganado
no es español, que lo sepas,
sino un ecuatoriano
que ahora vive en nuestra tierra.

Y es que la famosa siesta,
el deporte nacional,
lo hemos logrado exportar
más allá de las fronteras
y el que lo llega a probar
se engancha ya y no lo deja.

Para elegir campeón
lo medido en la contienda
es si era roncador
(y además con qué potencia),
en que tiempo se durmió,
si su postura es estética
y el pijama o camisón
con que duerme, su presencia.

El jurado le ha entregado
además de algún dinero
el elegido trofeo,
un gran Pijama Dorado
con el que vestir sus sueños.

Echar una cabezada,
probar el tendido cero,
echarse a estirar la espalda,
dejar que se parta el cuello,
el sueño de la cuchara…
la siesta ¡qué gran invento!

La noticia…

Add to Facebook Add to Twitter
votar Gracias por tu click…

Anuncios

Siesta

13 marzo 2010

"Un abogado pide a Aguirre que declare la siesta Bien de Interés Cultural"


No sé si los son los toros,
que probablemente sí,
pero me produce asombro
que se pueda discutir
el que la siesta se estime
Bien de Interés Cultural.
Y es que no hay que ser un lince
para poder valorar
que, tal y como hoy piden,
nuestra siesta, es lo más.

No digo bien cultural.
A la siesta a la española
la deberían nombrar,
porque ya va siendo hora,
premio Nobel de la Paz
porque gracias a “ese rato”
te consigues levantar
con un ánimo más sano,
con ganas de disfrutar,
bastante más descansado,
sin ganas de pelear
y sin duda preparado
para poder superar
lo que tenga preparado
el resto de tu jornal.

Planchar la oreja, sobar,
echar una cabezada,
echarte un rato a pensar,
poner las piernas alzadas,
sentarte allí en el sofá,
romper un poco tu cuello,
un ratito a descansar,
marcharte al tendido cero…
como lo quieras llamar.

El proceso es conocido:
Tú terminas de almorzar
y, ya en lunes o en domingo,
te sientas en el sofá,
y tu allí contigo mismo
piensas que no dormirás
pero, de pronto, tu instinto
ves que otra vez va a fallar
y los párpados, tan finos,
te comienzan a pesar
pareciendo hechos de pana,
te cuesta parpadear,
y te entra un calorcito
que es difícil de explicar
¿echaron valium al guiso?
porque esto no es natural…
oyes menos los ruidos
te hundes en el sofá,
la tele ya está borrosa,
comienzas a babear…
y te dices a ti mismo,
“bueno, sólo media hora,
o incluso diez minutitos”…
y te pones a roncar
hasta pasadas las cinco.
¡Vaya forma de sobar!
Otra siesta que has dormido.
Mañana, vuelta a empezar.

La noticia…

Add to Facebook Add to Twitter
votar Gracias por tu click…