El pañuelo

9 diciembre 2009

"La Nena cobrará su pensión de viudedad nueve años después"

Si la prueba del pañuelo
ahora es como un contrato
y permite dar por bueno
un matrimonio gitano
con vistas a una pensión,
se me ocurre, así de paso,
si el darse un buen apretón
al estrechar nuestra mano
es valido del tirón
para dejar registrado
para la administración
una venta o un traspaso,
una buena tasación,
la hipoteca con el banco
o el cobro de algún talón.

Y no es que mal me parezca
que esa gitana viuda
cobre por su pareja
todo aquello que merezca
en concepto de una ayuda;
no es que yo llegue a pensar
que no han sido una pareja
del inicio hasta el final
comprometidos de veras;
lo que sí me da recelo
es saber si esta pareja
pagó siempre sus impuestos
declarándolos a hacienda,
si están bien empadronados
y aspiran a sus colegios
siendo así bien baremados,
si no constan, poco éticos,
ambos dos por separado
como si fueran solteros
y recibir algún pago
argumentando ese hecho…
y en el fondo, si en todos lados
son realmente tan sinceros.

Lo siento pero hoy en día
hacen falta “los papeles”
para tener garantía
de derechos y deberes
y que todo el mundo viva
cumpliendo las mismas leyes.

Add to Facebook Add to Twitter

About these ads

5 comentarios to “El pañuelo”


  1. “Gracias amigo-ga. Está muy bien planteado tu poesia. Gracias por enviarmela. Pasate por mi blog: http://www.elblogdelguitarrista.blogsoot.com.
    “El rincon poetico” Un abrazo, o un fuerte beso, “depende del sexo”. Jesús, alias “Guti”.

  2. ARISTIDES Says:

    Lo que apuntas no es casual;
    pues, desde que Caín
    mató a su hermano Abel,
    el plumín es para apuntar
    como el dedo para acusar.


  3. “PARA LA PRECIOSA “MIRALARIMA”.

    “Gitana con seis hijos, y los Jueces
    españoles, le niegan “su” Pensión,
    porque se casó por el “Rito Gitano”

    “Sin la prueba del pañuelo;
    no se casan los gitanos,
    los hay malos y buenos…
    De Jaén y toledanos.

    Ahora sirve el contrato;
    permitiendo dar por bueno,
    los Jueces que están al tanto…
    De Estrasburgo, ¡¡desde luego!!.

    Una viuda gitana;
    con vista de la Pensión,
    viviendo en la tartana…
    Dandose el gran apretón.

    Para dejar registrado;
    del Juez la administración,
    con nómina del gitano…
    Con su cruel separación.

    Me descojono sabiendo;
    con hipoteca en el Banco,
    que muchos están sufriendo…
    Y que son medio gitanos.

    Yo cobrando el talón;
    del sudor de mi trabajo,
    me exprimen desde el portón…
    Dejandome “cara-abajo.

    Y no es malo que parezca;
    por ser gitana y viuda,
    yo cobre por mi pareja…
    Si los Jueces tienen dudas.

    Mi Pensión se alargaba;
    después de enterrar al muerto,
    y los Jueces reclamaban…
    Que allí habia un entuerto.

    Pagó siempre sus impuestos;
    declarándolos a Hacienda,
    no están bien empadronados…
    Casandose en la “Trastienda”.

    Mis hijos van al colegio;
    los tengo bien educados,
    si no comen quedan tiesos…
    O quedan desparramados.

    Yo argumento este hecho;
    son los Jueces tan sinceros,
    y en el fondo trecho a trecho…
    Suelen ser los carniceros.

    Y los Jueces respondian;
    “hacen falta los papeles,
    lo siento pero hoy en día…
    Hay derechos y deberes.

    Como los payos se casan;
    y tener las garantías,
    si quedas viuda en casa…
    Tendrás lo que tu querias.

    Para que viva el gitano;
    sin hacer sus correrias,
    es sencillo e inhumano…
    Que trabaje noche y día.

    “Espero que me dejes publicarla
    en mi blog, si no te sabe mal.Besos. “Guti”.


  4. “El amor;
    es como una larga borrachera,
    cuando pasan sus “efectos”…
    Queda el dolor de cabeza”.

    “Guti”.

    “La amistad;
    es una Flor tan frágil y delicada,
    que hay que cuidarla y mimarla…
    Día tras día”.

    “Guti”.

    “La vida;
    es un suspiro tan maravilloso,
    que hay que cuidarla y quererla…
    Segundo tras segundo”.

    “Guti”.

    “El amor;
    es como un polo de bombón,
    cuando este se acaba…
    Sólo le queda el palo”.

    “Guti”.

    “El artista;
    busca ansioso el amor,
    pero huye alocadamente…
    Del compromiso y el matrimonio”.

    “Guti”.


  5. “UNA HISTORIA PARA CONTAR”.

    “LA HISTORIA DE DON CAPRICHO”.

    Le llamaban Don capricho;
    era tan claro y abierto,
    que más bien era otro bicho…
    muy mariquita y despierto.

    Elegante y buenos trajes;
    angosto de pensamientos,
    siempre le hacían marcajes
    Más él creaba otro entuerto.

    Eran caminos tan anchos;
    con sus aceras pulidas,
    ¡¡pero lo suyo; el gazpacho…
    Racionados en sus comidas.

    -¿Me preguntarán porqué;
    mezclo aceras con gazpacho,
    si es mucho ese menester…
    ¡¡Que conste que soy gabacho.

    Soy francés de nacimiento;
    mi Madre es muy malagueña,
    como mujer un portento…
    Como explicó la cigüeña.

    Según dicen malas lenguas;
    yo más bien soy “inflapóllas”,
    ¡¡joder es que no dan tregua…
    Yo como en plato, no en olla.

    Cuando dicen que soy fino;
    y parezco un mariquita,
    soy francés no filipino…
    Oigo y cayó como “chita”

    Reconozco que soy fatuo;
    y también un poco “quisquilla”,
    pero nunca pierdo olfato…
    ¡¡Y me encantan las “rosquillas”.

    ¡¡Madre, ¿por qué me trajiste,
    sino he conocido Padre,
    ¿¡¡no digas que fue un despiste…
    Eres lista y no un desmadre.

    A la orilla en la ribera;
    muy cerquita de la mar,
    a la sombra; una palmera…
    No muy lejos había un bar.

    Con vista condecorada;
    por los aires marineros,
    una joven se enredaba…
    Con un viejo camarero.

    Vi su gran melena al viento;
    y sobre el viento su cuerpo
    sus pechos grandes y prietos…
    En mi cuerpo ya no quepo.

    Estrofas de agua salada;
    como “querubín” en celo,
    al agua se anticipaba…
    ¡¡Era un ángel; era un cielo.

    Una playa desdentada;
    una arena fina y roja,
    entre las barcas plantadas…
    Con crucifijos de rosas.

    Con las cosechas logradas;
    se divertían las mozas,
    el chiringuito y sus gradas…
    Lleno de niñas hermosas.

    Palabras de amor constantes;
    a oídos de bellas mozas,
    y el camarero marchante…
    No estaba para estas cosas.

    Pero con distinto acento;
    se me acercó la morena,
    se me heló hasta el aliento…
    Mi cara; como un poema.

    La eterna estrofa del viento;
    que acaricia a enamorados,
    es música; con sentimiento…
    Son los besos que se han dado.

    Palabras de amor ardientes;
    breve ternura y amores,
    bocas pellejos y dientes…
    Y vuelcos de corazones.

    Suspiros de caramelos;
    caricias locas; calientes,
    a la vista de un velero…
    Labios; palabra indecente.

    Mis cosas estaba mirando;
    con una sonrisa abierta,
    las parejas iban mimando…
    Con sus sonrisas secretas.

    -¿Es español o extranjero;
    preguntó con dulce acento,
    -acaudalado minero…
    ¡¡La moza era un portento.

    ¿Si de lejos era hermosa;
    de cerca se mejoraba,
    oliendo como las rosas…
    A mi Madre recordaba.

    Morena altiva y serena;
    fina estampa; bella yegua,
    la montaría por la arena…
    Y no le daría más tregua.

    -Miráis muy perseverante;
    ¿le recuerdo a su mujer,
    será novia muy distante…
    Según creo y al parecer.

    Se equivoca bella moza;
    tengo pinta de soltero,
    si fuera así; seria hermosa…
    Creo ser guapo y moreno.

    No tengo novia ni esposa;
    de hierro tendría que ser,
    más tu eres linda y preciosa…
    Y te tendría que querer.

    -Tiene la lengua muy suelta;
    se ve que tiene carácter,
    a primera vista huelgan…
    Su prestancia; echaba plante.

    Yo tengo un novio muy serio;
    es artista de teatro,
    no es muy guapo, ni muy fiero…
    ¿Creo que llevo un retrato.

    Me dejó presta la foto;
    y vi a un hombre muy seco,
    medio calvo y muy fofo…
    ¡¡Joder parecía un feto.

    Me guardé de contestarle;
    mirando altas barandas,
    ¿que hombre podría contarle…
    Desde mi pueblo a Arganda.

    Temblando en los tejadillos;
    las ardillas se calmaban,
    en la calle los chiquillos…
    Y las puertas con su aldaba.

    Decidí acompañarla;
    desde la playa hasta el pueblo,
    el camino en la “escardada”…
    Y pululando los cuervos.

    Calles de menta y de azúcar;
    con olores de romero,
    de vez en cuando se cruzan…
    Un atajo de borregos.

    Era el pueblo de María;
    un pueblo de hermosa estampa,
    muy cerca de la bahía…
    Con sus casitas tan blancas.

    Con ojos de frías rampas;
    la luna se paseaba,
    sosteniéndose en el agua…
    Su brillantez mareaba.

    En una pequeña plaza;
    jovenzuelos muy borrachos,
    discutían y peleaban…
    ¡¡No me metía soy gabacho.

    Llegué donde había aparcado;
    dos barcos vi en la mar,
    encontré el coche arañado…
    ¡¡Me cagué; hasta estallar.

    Son cosas “barriobajéras”;
    de jóvenes sin trabajo,
    o de hombres sin maneras…
    ¿¡¡A quien le importa carajo.

    Habían pasado tres meses;
    y vestí ruinosa cama,
    con mi María de “entremés”…
    sobre la suave almohadas.

    Y aquí se acaba la historia;
    al que llaman “Don Capricho”,
    con su María en la gloria…
    ¡¡Es persona; ya no es bicho.

    “Moraleja:

    “No por mucho presumir;
    vistiendo trajes tan caros,
    tanto “cup” y tanto “in”…
    Pasarás bien por el “aro”.

    “Guti”.


Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

A %d blogueros les gusta esto: